Reseña de No digas nada de Brad Parks

Un secuestro, una sola condición para recuperar a sus hijos, no digas nada


Título: No digas nada
Autor: Brad Parks
Precio tapa dura: 20,90€
Precio e-book: 10,99€
Fecha publicación: 11/2017
Idioma: Español
ISBN: 978-8401018428
Comprar: No digas nada

En No digas nada nos encontramos con una novela policíaca y de suspense que consigue mantener la intriga hasta el final. En ella el juez Sampsom recibe un mensaje de su mujer en el que le dice que no hace falta que vaya a recoger a los niños que ella se encarga esa tarde. Cuál es su sorpresa cuando su mujer llega a casa sin sus hijos y asegurando que ella no le ha mandado ningún mensaje. Sus hijos han sido secuestrados y para recuperarlos es fundamental que no digan nada.

Esta novela me ha gustado bastante, tiene una trama que te atrapa desde del principio, pues comienza con un primer capítulo que me parece potentísimo en el que ambos padres se dan cuenta de que han secuestrado a sus hijos. Está todo perfectamente hilado y a pesar de que cuando lees los últimos capítulos te sorprendes bastante de la trama que hay detrás del secuestro de los niños todo tiene sentido. Tal vez alguna cosa que en algunos momentos rompía el ritmo de la novela eran las explicaciones sobre temas judiciales, sin embargo a mí me ha parecido que no eran algo accesorio para escribir más páginas, sino necesarias para que el lector entendiese lo que estaba ocurriendo y la magnitud de las consecuencias de todo lo que estaba ocurriendo.

Me han gustado mucho los personajes. La historia está narrada casi en su totalidad desde el punto de vista del juez Sampsom y me ha parecido un personaje muy bien construido con sus altos y sus bajos, sospechas que hacen temblar toda su vida y esa comprensión final que hace humano al juez. Su mujer también está perfectamente dibujada y su transformación al final de la novela es impresionante.

Está escrita con un estilo sencillo, cercano, que hace que su lectura sea amena. Eso sin contar con que todo el misterio que envuelve el secuestro de los niños y el saber si todo acabará bien o no hacen que no puedas dejar de leer hasta llegar a la última página.

Lo único en lo que no estoy de acuerdo es con la faja que acompaña al libro en la que pone “Para fans de John Grisham y Stranger Things…”, para fans de John Grisham puedo entenderlo perfectamente ahora lo de Stranger things… Aquellos que hayáis visto esta serie seguro que al leer esto habréis pensado que tal vez o está contextualizada en los años 80 o que tiene algo de paranormal… Bueno pues nada de esto, la novela está contextualizada en el presente y no hay absolutamente nada de paranormal en ninguna de sus páginas… Si alguien entiende por qué han puesto eso, por favor que me lo explique.

Pero bueno, en definitiva el libro me ha gustado bastante y si os gustan las novelas policíacas con un enfoque jurídico esta es vuestra novela.

Anuncios

Novedades

¿Qué ha pasado en todo este tiempo?

Hace mucho que no publico por aquí, como ya os dije cambié el blog a otra página raquelmontiel.com y os animo a ir a ella porque he ido subiendo artículos de forma asidua 😀 . Como os dije estaba intentado migrar a todos mis seguidores al otro blog pero no encuentro la forma de hacerlo así que de vez en cuando publicaré actualizaciones y os recordaré que podéis seguirme mejor en mi otro blog ;-).

portadaelasesinodelaestrella¿Novedades? Pues sí y unas cuantas 😀 la principal es que he publicado una nueva novela, mi primer thriller psicológico. Su nombre es El asesino de la estrella lo podéis encontrar en Amazon y los suscritos a KindleUnlimited podéis leerlo de forma gratuita. Aquí os dejo su sinopsis 😉

Roberto es un periodista atormentado por su pasado al que un día le comienzan a suceder extrañas cosas. Lagunas de memoria, objetos que cambian de sitio solos, extraños mensajes pintados en las paredes de su casa que le hacen llegar a pensar que se ha vuelto loco.

Alicia es una inspectora que investiga el caso de un asesino en serie que parece tener predilección por las mujeres rubias y que por sus métodos acaban bautizándolo como “El asesino de la estrella”. Todas las pistas llevan a un mismo hombre, Roberto, del que se sentirá irremediablemente atraída desde el principio a pesar de ser el principal sospechoso.

Ambos se verán envueltos en una complicada trama de venganza llena de secretos y verdades a medias que cambiará sus vidas para siempre.

También he creado un canal de youtube en el que hablo de mis libros, doy mis opiniones sobre otros, hago entrevistas a escritores… si os apetece pasaros por él aquí os dejo el link, https://www.youtube.com/user/Titania84 , y la última reseña que he subido 😉

 

Alguna cosilla más os tengo que contar pero para no hacer muy larga esta entrada ya os seguiré contando más cositas más adelante 😉

Feliz semana!!!

La red social (1)

fear-615989_1280No podía creer que aquel fuera a ser su final. Metida en aquella pequeña y estrecha caja sintiendo cómo la vida se le escapaba de entre las manos con cada sollozo, con cada grito de desesperación por que alguien la salvase, con cada respiración… Se quedaba sin aire, sin tiempo, y notaba cómo su cerebro comenzaba a embotarse por la falta de oxígeno.

¿Cómo había sido tan idiota? Era periodista y había hecho artículos relacionados con lo que a ella le acababa de pasar ¿Cómo no se dio cuenta de las señales? Demasiado bonito para ser verdad, demasiado ciega para ver que algo iba mal. Aunque quién iba a intuir nada de eso cuando un hombre apuesto y caballeroso se interesaba por ti. No tenía fotos en su perfil pero eso le había dado igual en cuanto él le había dado todo lo que ella deseaba.

Si instinto de supervivencia no iba a hacer que se rindiese tan fácilmente. Volvió a gritar y a golpear las paredes de madera de aquel cajón. Agotada dejó de patalear y comenzó a llorar sin consuelo. Olía a tierra mojada. Seguro que la había enterrado en algún sitio del que nunca conseguiría salir y donde nadie la encontraría. Había advertido a mucha gente y había sido tan idiota de no seguir sus propios consejos.

Había hecho todo lo que nunca se debe hacer. Hablar con un desconocido, contarle secretos de su vida que solo ella conocía, confiar en alguien que no confiaba en ella, quedar con un desconocido y no decírselo a nadie. Seguro que su madre se pensaba que estaba tranquilamente en casa comiendo palomitas mientras veía una de esas películas lacrimógenas que tanto le gustaban. No la echarían en falta hasta que fuese demasiado tarde.

Él había jugado con ella y se lo había advertido en varias conversaciones “me gusta jugar, la vida es un juego y si no tienes cuidado puedes perder”, le dijo en varias ocasiones sin que sonasen todas las alarmas engatusada en una mentira. Ni siquiera el mal presentimiento que tuvo cuando la sonrió al conocerla la hizo huir. Una sonrisa que escondía algo y lo decía todo, iba a jugar con ella y si no tenía cuidado perdería la vida como estaba a punto de pasar.

Pensó en todos los halagos que la había regalado durante la cena preparando todo para que cuando dijera “Ven a mi casa” ella no pudiera hacer otra cosa que decir que sí ¿Quién iba a pensar que un hombre guapo, bien vestido, con un cuerpo de infarto fuera a convertirse en su verdugo?

A su mente llegaron los recuerdos de sus fuertes y viriles manos acariciando todo su cuerpo mientras besaba con furia sus labios despertando sus instintos más primitivos. Su cuerpo duro contra el suyo ardiendo, pidiendo compasión, su sexo húmedo deseando más, desconcierto después cuando él le pidió que se pusiera un extraño vestido de cuero y se tapara la boca. Luego todo se diluía en un frenesí de placer que jamás pensó que podía existir hasta que todo estalló como estallan los fuegos artificiales en un goce intenso que no la preparaba para lo que ocurriría a continuación. “Game over” le susurró al oído, provocando un profundo miedo en ella que se materializó cuando él la golpeó fuertemente contra el cabecero de la cama haciéndola perder la consciencia.

Iba a morir, ya apenas podía mantener los ojos abiertos. Tenía tanto sueño… Tal vez debía rendirse, dejarse llevar. “Game over”… Gritó a pleno pulmón gastando el poco oxígeno que quedaba allí dentro sintiendo ira y no miedo… “Game over”.